Search  
Wednesday, August 27, 2014 ..:: Sistema Solar » Eclipse Solar ::..   Login
 Eclipses Solares Minimize
 

Se produce un eclipse solar cuando la posición del Sol y de la Luna coinciden en el cielo, por lo menos lo suficiente como para que parte del disco solar sea ocultado por el disco lunar. Gracias a una coincidencia de factores tenemos la oportunidad de observar tanto eclipses totales como anulares, dado que si la Luna estuviese mas lejos de la Tierra, o fuese mas pequeña su superficie no llegaría a ocultar totalmente el disco solar, obteniéndose eclipses anulares en el mejor de los casos.

Debe tenerse en cuenta que aunque la Luna se encuentre en fase nueva cada ciclo, no siempre se produce un eclipse lunar. Esto es debido a que la órbita de la Luna posee una inclinación con respecto a la eclíptica de unos 5 grados. Por esto la Luna permanece la mayoría del tiempo fuera de la eclíptica, y el Sol solo se mueve sobre la eclíptica (por definición).

La condición para que se produzca un eclipse es que el Sol se localice cerca de alguno de los nodos de la órbita lunar. Un nodo es el punto en el cual la Luna cruza la eclíptica, se denomina nodo ascendente cuando la cruza de Sur a Norte, y descendente si la cruza de Norte a Sur. La Luna tarda unos 28 días cumplir todo un ciclo, o sea, en volver a encontrarse en el nodo ascendente o descendente en ocasiones consecutivas, moviéndose en el cielo de Oeste a Este (movimiento diario, medido sobre el fondo de estrellas).

Los nodos no se mantienen fijos en un punto de la eclíptica sino que rotan con un periodo de algo mas de 18 años (Saros), con lo cual tenemos un desplazamiento de unos 19 grados por año aproximadamente, hacia el Oeste, por eso la alineación entre el Sol y los nodos ocurre en menos de 6 meses (se daría así si no rotasen). Cuando es Luna nueva y esta se localiza en el nodo ascendente y el Sol comparte esa misma posición en la eclíptica se da un eclipse solar.

La línea de los nodos apunta al Sol 3 veces al año, el llamado año ecliptical dura alrededor de 346,6 días (tiempo que transcurre entre dos pasos sucesivos del Sol por el mismo nodo de la órbita lunar).

En un Saros ocurren alrededor de 71 eclipses de Sol, de los cuales la mitad son totales o anulares, el resto solo parciales.

Un eclipse total se da cuando la Luna oculta el disco solar completamente, uno parcial cuando solo pasa sobre parte del disco solar y uno anular cuando la Luna se localiza en su apogeo (el punto mas lejano a la Tierra de su órbita) o cerca de él, de tal manera que al pasar sobre el disco solar su superficie en el cielo no es suficiente como para llegar a cubrir todo el Sol, dejando un anillo de luz a su alrededor.

Para saber si el eclipse será anular o total es importante conocer la distancia a la cual se extiende el cono de sombra de la Luna, para esto puede utilizarse la siguiente fórmula:

L = [ r / (R - r) ] . d

donde L es la longitud del cono de sombra desde el centro de la Luna, r es el radio de la Luna (1.738 km), R es el radio del Sol (696.041 km) y d la distancia del Sol a la Luna al momento del cálculo (puede calcularse restando a la distancia de la Tierra al Sol la distancia de la Tierra a la Luna al momento del cálculo). Teniendo en cuenta ciertos factores se deduce que la longitud del cono de sombra lunar varía entre 57,5 y 59,5 radios terrestres.

La observación de eclipses solares esta limitada a regiones muy especificas de la Tierra, dependiendo del eclipse, dado que la distancia a la Luna no es suficientemente grande para poder despreciar el efecto de la paralaje (el desplazamiento aparente sobre el fondo del cielo producto de diferentes ubicaciones sobre la superficie terrestre). Por este motivo la gran mayoría de los casos un eclipse total, por ejemplo, solo es observable de forma parcial en un sitio determinado, la totalidad esta limitada a un estrecho corredor de solo unos pocos kilómetros de ancho.

Así, aunque los eclipses solares sean mas frecuentes que los lunares, es mas probable poder observar uno lunar dado que no depende de la posición del observador, sino solo de la posición de la Luna, por arriba o por debajo del horizonte al momento del elclipse.


  

 ------------ Fechas de Eclipses Solares -------------- Minimize
Solar Eclipses: 2001 - 2008
Date Eclipse
Type
Eclipse
Magnitude
Central
Duration
Geographic Region of
Eclipse Visibility
2001 Jun 21 Total 1.050 04m57s e S. America, Africa
[Total: s Atlantic, s Africa, Madagascar]
2001 Dec 14 Annular 0.968 03m53s N. & C. America, nw S. America
[Annular: c Pacific, Costa Rica]
2002 Jun 10 Annular 0.996 00m23s e Asia, Australia, w N. America
[Annular: n Pacific, w Mexico]
2002 Dec 04 Total 1.024 02m04s s Africa, Antarctica, Indonesia, Australia
[Total: s Africa, s Indian, s Australia]
2003 May 31 Annular 0.938 03m37s Europe, Asia, nw N. America
[Annular: Iceland, Greenland]
2003 Nov 23 Total 1.038 01m57s Australia, N. Z., Antarctica, s S. America
[Total: Antarctica]
2004 Apr 19 Partial 0.736 - Antarctica, s Africa
2004 Oct 14 Partial 0.927 - ne Asia, Hawaii, Alaska
2005 Apr 08 Hybrid 1.007 00m42s N. Zealand, N. & S. America
[Hybrid: s Pacific, Panama, Colombia, Venezuela]
2005 Oct 03 Annular 0.958 04m32s Europe, Africa, s Asia
[Annular: Portugal, Spain, Libia, Sudan, Kenya]
2006 Mar 29 Total 1.052 04m07s Africa, Europe, w Asia
[Total: c Africa, Turkey, Russia]
2006 Sep 22 Annular 0.935 07m09s S. America, w Africa, Antarctica
[Annular: Guyana, Suriname, F. Guiana, s Atlantic]
2007 Mar 19 Partial 0.874 - Asia, Alaska
2007 Sep 11 Partial 0.749 - S. America, Antarctica
2008 Feb 07 Annular 0.965 02m12s Antarctica, e Australia, N. Zealand
[Annular: Antarctica]
2008 Aug 01 Total 1.039 02m27s ne N. America, Europe, Asia
[Total: n Canada, Greenland, Siberia, Mongolia, China]

  

 Eclipse de Sol Minimize
 

Consiste en el oscurecimiento total o parcial del Sol que se observa desde un planeta por el paso de un satélite, como por ejemplo el paso de la Luna entre el Sol y la Tierra. Un eclipse de Sol sólo es visible en una estrecha franja de la superficie de la Tierra. Cuando la Luna se interpone entre el Sol y la Tierra, proyecta sombra en una determinada parte de la superficie terrestre, y un determinado punto de la Tierra puede estar inmerso en el cono de sombra o en el cono de penumbra.

Aquellos que se encuentren en la zona en la cual se proyecta el cono de sombra verán el disco de la Luna superponerse íntegramente al del Sol, y en este caso se tendrá un eclipse solar total. Quienes se encuentren en una zona interceptada por el cono de penumbra, verán el disco de la Luna superponerse sólo en parte al del Sol, y se tiene un eclipse solar parcial.

Se da también un tercer caso, cuando la Luna nueva se encuentra en el nodo a una distancia mayor con respecto a la media, entonces su diámetro aparente es más pequeño con respecto al habitual y su disco no alcanza a cubrir exactamente el del Sol. En estas circunstancias, sobre una cierta franja de la Tierra incide no el cono de sombra sino su prolongación, y se tiene un eclipse solar anular, pues alrededor del disco lunar queda visible un anillo luminoso.

Según se produzca una de estas situaciones se habla de zonas de totalidad, de parcialidad o de anularidad, haciendo referencia con ello al tipo de eclipse que se puede observar desde cualquier punto de la superficie terrestre. A causa del movimiento de la Luna alrededor de la Tierra y del movimiento de la Tierra alrededor de sí misma, la sombra de la Luna sobre la superficie terrestre se mueve a unos 15 km/s. La fase de totalidad para un determinado punto geográfico no supera por tanto los ocho minutos. Esta zona puede tener anchura y longitud máxima de 200 y 15.000 km respectivamente.

Los eclipses de Sol constituyen una ocasión de investigación científica excepcional para los astrónomos. Habitualmente, desde la Tierra es posible observar en el Sol un disco de color amarillo correspondiente a la fotosfera, que es una capa de gas a unos 6.000 grados de temperatura. Sobre la fotosfera hay una fina capa de gas a temperaturas de hasta un millón de grados llamada cromosfera.

Una capa más externa, llamada corona, consiste en una amplia región de gases ionizados, cuyas temperaturas alcanzan los 4 millones de grados. Cromosfera y corona, aunque más calientes que la fotosfera, están mucho más rarificadas y por lo tanto no son habitualmente visibles desde la Tierra, pues su luminosidad es inferior no sólo a la de la fotosfera, sino también a la de la luz difusa del cielo. Durante los eclipses totales de Sol la disminución de luz es tal que se hacen visibles las estrellas más luminosas, la luz difusa del cielo desaparece casi completamente y se ponen en evidencia cromosfera y corona. Los astrónomos aprovechan estos escasos minutos para observar estas dos capas superiores de la atmósfera solar, de enorme importancia en los estudios sobre sus mecanismos energéticos.

La cromosfera se puede observar con un telescopio de baja resolución como un arco de color rosado, mientras la corona se presenta como un espectacular halo de tonalidad madreperla, visible a simple vista, que se extiende a lo largo de algunos grados alrededor del Sol. Con un telescopio de mayor resolución es posible, durante la fase de totalidad, observar las protuberancias solares, enormes chorros de gas que se proyectan desde la cromosfera hacia la corona.

Gracias a la invención del coronógrafo en la década de 1930, los astrónomos crean eclipses artificiales, aunque no evitan la luz atmosférica difusa. Por tanto los eclipses naturales constituyen un fenómeno incomparable para el estudio del Sol. Los eclipses solares parciales ofrecen ocasiones de análisis y comprobación astrométrica, pues son registrados los momentos de contacto entre los discos lunar y solar y verificadas las previsiones sobre el movimiento lunar, un movimiento complejo y de difícil descripción analítica en el que se basan las medidas de tiempo de las efemérides astronómicas.

También se miden durante los eclipses las dimensiones de las estructuras solares (manchas, gránulos, flóculos, etc.). Todo ello ha convertido en habituales las expediciones astronómicas a las zonas de totalidad. Estas expediciones han ido decreciendo en número desde la puesta en órbita de satélites de investigación astronómica dotados de coronógrafos, en los que la molesta luz difusa atmosférica no afecta a la observación. Entre ellos destacan el Skylab, desde cuyo laboratorio se realizó un amplio estudio, y el satélite Solar Maximum Mission, aún en órbita pero ya obsoleto. INTERNET


 Print   

Hosting del Sitio Cortesía de:

Universidad Francisco Marroquín logoufm.jpg

Copyright (c) 2008-2011 Asociación Guatemalteca de Astronomía   Terms Of Use  Privacy Statement
DotNetNuke® is copyright 2002-2014 by DotNetNuke Corporation